La legislacion Mercantil,establecia que el empresario debia administrar la empresa con la diligencia de un buen Padre de Familia.

La Empresa es un conjunto de bienes ,intereses y responsabilidades, y el Deber de Diligencia antes mencionado, abarcaría actuaciones por parte del Empresario, a fin de proteger y o evitar bienes y riesgos.

La Gerencia de Riesgos es sin lugar a duda la mejor herramienta que dispone la Empresa para identificar, evaluar y proteger los Riesgos a los que esta se ve sometida, buscando su eliminación y o transferencia.

Es en esa Transferencia de Riesgos donde el Seguro alcanza su mayor protagonismo.

Tradicionalmente las Empresas, solo acudían a los seguros de daños patrimoniales tales como el Incendio y Robo, como los mas necesarios, puesto que la frecuencia e importancia de los siniestros, caían en esos supuestos, aunque pronto fueron acompañados por los seguros de Perdida de Beneficios o Lucro Cesante, pues en algunas industrias o actividades se producía el hecho que los siniestros producidos por este riesgo ,superaban en importancia y magnitud ,los de la causa originaria.

También dentro del apartado de los Daños Patrimoniales, y para algunas actividades industriales determinadas, los seguros de Avería de Maquinaria y su correspondiente Perdida de Beneficios,pueden tener una gran importancia, si se pueden producir cuellos de botella, que paralicen o retrasen la producción de determinados bienes y productos.

El segundo gran apartado de los seguros necesarios para una Empresa seria el de las Responsabilidades Civiles.

Como todos sabemos, la Responsabilidad Civil es la obligación que tiene una persona ,física o jurídica, de reparar el daño causado a un tercero, en su persona bienes o patrimonio, por acciones u omisiones, culposas o negligentes, aunque sean consecuencia de actividades licitas o permitidas.

Las modalidades de seguros de Responsabilidad Civil General, Patronal y Productos, hoy deberían figurar y de hecho figuran en el portfolio de seguros de cualquier empresa.

En algunos casos y debido a su especifica actividad, también puede ampliarse la gama de responsabilidades a las Responsabilidades Profesionales Especificas, con su correspondiente seguro.

El tercero y gran apartado, lo constituyen los seguros Personales o mejor dicho aquellos que protegen la salud y vida de los trabajadores de la empresa, tales como Vida, Accidentes y Salud de gran importancia en algunas empresas en las que el capital humano es imprescindible para el desarrollo de su actividad.

La Empresa es un ser vivo y dinámico, y como tal se ve afectado por los nuevos riesgos que aparecen y la amenazan en la sociedad en la que vive. De ahí todos los relativos a los Procesos Informáticos, en la actualidad imprescindibles en cualquier empresa, y que pueden acarrear siniestros de gran envergadura. Afortunadamente el mundo asegurador ya dispone de productos específicos para este tipo de riesgos, que están adquiriendo mayor presencia y popularidad cada día.

Es muy difícil aseverar que con los seguros anteriormente mencionados tenemos cubiertos el cien por cien de los riesgos de una empresa, pero si podemos decir que estos deberían ser imprescindibles en cualquier empresa que como decíamos al principio el empresario actuara con la «Diligencia de un buen Padre de Familia».